PROFE

de música, ¿la salida laboral más fácil?

Cuando se estudia Música en el Conservatorio a nivel profesional la opción más sencilla y en la que la mayoría piensa es en ser profesor de música. Es una salida laboral que tiene distintas opciones. Puedes ser profesor de música en colegios privados, extraescolares o concertados (como fue mi caso). Así mismo puedes optar por unas oposiciones o intentarlo en la enseñanza universitaria (como también fue mi caso). Otros músicos se decantan por la enseñanza en escuelas privadas o semipúblicas.

En todos estos casos los requisitos para acceder van variando. Tan pronto te exigen muchas titulaciones, como sólo que conozcas a alguien que ya esté dentro, o ambas cosas a la vez. Igualmente, se puede exigir experiencia o ninguna experiencia. Todo esto hace que sea una auténtica lotería optar por la enseñanza musical. Sin contar con que también depende de la demanda de la sociedad. ¿Por qué se valora tan poco la enseñanza de música?

TOCAR

un instrumento, ¿vivimos de actuaciones?

Tocar un instrumento y vivir de ello teniendo actuaciones musicales es el sueño de todo músico. ¿Pero realmente se puede vivir de tocar en conciertos? En base a mi experiencia sí se puede vivir de ello, pero con bastantes matices que hay que tener en cuenta. Influyen muchas cuestiones. Pero no es tanto el ser un virtuoso como saber qué es lo que valora la sociedad, es decir, qué es lo que demanda el público.

OTRAS

opciones para trabajar en el mundo de la música

Después de haber pasado por los caminos anteriores llegué a este tercer punto. Existen otras opciones para los que somos (o hemos sido) músicos y pasan por ser emprendedor o empresario. En mi caso opté por construir una agencia de música en Madrid que engloba distintas líneas de negocio. Hay que ser consciente de que el día tiene 24 horas y que todo no se puede por lo que hay que establecer unas prioridades. Para algunos músicos seguir tocando es una prioridad. En mi caso no lo es porque prefiero descansar y reponerme para afrontar el mundo emprendedor.

SUBIR