Quién soy

o mejor dicho... ¿a quién ayudo?

Me llamo Julia y a través de mi proyecto principal Mi La Do Music Agency colaboro con empresas de eventos, de comunicación y de publicidad para que encuentren y contraten de manera rápida y sencilla música en directo, músicos para activación de marca, o producción musical para anuncios. Así estas empresas pueden delegar parte de su trabajo diario y tener un asesor musical que les ayude con las peticiones de su cliente principal desde distintos puntos de vista, incluyendo el jurídico si fuera necesario.

No me preguntes si me gusta... la verdad es que me encanta ¿Por qué?

Porque no te puedes ni imaginar la cara de felicidad y satisfacción durante y después del evento de todas las personas que intervienen. Formar parte de esto no tiene precio. Ver a un músico ilusionado porque han contratado su banda, acompañar en lo bueno y en lo malo a las empresas de eventos y comunicación, sonreír cuando sabes que tienes la música perfecta para esas imágenes, negociar con los mejores... como digo, formar parte de esto, no tiene precio. 

 

Emprendedora de la industria musical...

En el año 2017 me inicié como emprendedora en el negocio musical. Formé parte de un programa de aceleración de proyectos de la Comunidad de Madrid y gracias a él puse en marcha una agencia de música

Mi La Do Music Agency

Gracias a la Aceleradora de Negocios de la Comunidad de Madrid y Cink-Emprende cree mi primera Start-Up, una agencia de música donde la propuesta de valor es la rapidez y la confianza que aporto a las empresas y a los músicos. ¿Quieres saber más? Visita milado.es y suscríbete a la newsletter.

No he salido de la nada

a mis espaldas llevo muchos años de estudio y dedicación

He pasado seis años de mi vida dedicada también a la educación musical dejando de lado otra pasión: la abogacía. Siempre pensé que ayudaría más y mejor siendo profesora de algo tan bonito como es la música, pero no hay nada como una dosis de realidad de las aulas de España y de la burocracia educativa para desear buscar otro camino. 

Todo el mundo puede ser emprendedor, pero no todo el mundo puede decir que ha sobrevivido a la aventura

Es cierto que la vida emprendedora engancha... y mucho, pero ser emprendedor exige mucho esfuerzo, dedicación y desarrollar habilidades de iniciativa, gestión, cooperación, trabajo en equipo, superación, así como otras destrezas relacionadas con el don de gentes o habilidades digitales. La supervivencia depende de la capacidad que se tenga para desarrollarlas y la rapidez implementándolas. Por eso, cada día aprendo algo nuevo que me ayude a ser la mejor en lo que hago. 

SUBIR