Tres

habilidades que todo músico emprendedor tiene que tener

Hasta que no llegó la crisis a España, nadie ha hablado de la palabra emprendedor y el vocablo más utilizado ha sido el de empresario. Uno y otro son sinónimos, aunque con connotaciones diferentes.

Parece que está mal visto ser empresario, pero si quieres vivir de la música o del sector musical, no queda otro remedio que entender y aplicar las reglas del mundo emprendedor, o del mundo de los negocios. Otra cosa bien diferente es que realmente no quieras vivir de esto y tu propósito sea tener la música como un hobbie importante y apasionado en tu vida.

Uno

Habilidad en marketing, comunicación y ventas

Casi diría que la primera habilidad tiene que ser la de saber vender. Sin venta no hay negocio. No es trágico. Es la realidad. Como decía antes, si ves como algo negativo la palabra negocio entonces abandona. Éste no es tu lugar. Por el contrario puedes seguir en la música por amor al arte, que también está muy bien. Cada uno tiene sus pretensiones y objetivos en la vida.

Por otro lado, la comunicación también es fundamental. Si no sabes qué vender y cómo venderlo entonces estamos abocados al fracaso de manera dolorosa. Al final, el mejor vendedor tiene que ser uno mismo, porque nadie va a conocer mejor que nosotros el servicio/producto que vendemos. Además, a nadie le va a doler y alegrar más que a nosotros si fracasa o si triunfa este servicio o producto. (Sobre el fracaso y el triunfo hablaré en otra entrada).

El marketing digital es otra habilidad que debemos aprender a introducir en nuestro día a día. La gente tiene redes sociales, la gente utiliza Internet diariamente, la gente quiere ver que no es una estafa y conocer el producto o servicio viendo el día a día de sus creadores online. ¿Es verdad esto que me cuentas? ¿Me solucionarás mis problemas? ¿Cómo me va a ayudar tu música en mi día a día? ¿Qué valores tienes? ¿Qué creencias? ¿Son las mismas que las mías? ¿Qué ropa vistes? ¿A dónde vas? ¿Con quién sales? ¿Qué haces en tus ratos libres?

Estas y otras cuestiones son las que busca la gente que va a ser tu cliente, la gente que te siga, la gente que será tu gasolina para el negocio.

Dos

Habilidad en conocer la legislación

La mayoría de las personas no lo saben. Todo está escrito en las leyes. ¿Cómo me hago autónomo? ¿Cómo hago una empresa que sea una editorial musical? ¿Qué impuestos tengo que pagar? ¿Cómo se pagan esos impuestos? ¿Tengo que dar de alta a los miembros de mi grupo de música? ¿Cómo lo hago? ¿Cómo puedo facturar? ¿Cuánto tengo que pagar de seguridad social? ¿Cómo registro una canción? ¿Para qué sirve? ¿Cómo hago valer mis derechos musicales? ¿Cuánto tardaré en cobrar una actuación? ¿Cómo puedo monetizar mi imagen y mis canciones? ¿Cómo hago un contrato? ¿Por qué tengo una denuncia de protección de datos? ¿Cómo puedo pedir una subvención para mi próximo disco?

Estas preguntas y un larguísimo etc. son derecho puro y duro. Cuestiones que resuelve la ley porque ya están escritas con anterioridad en normativas de cada Comunidad Autónoma, del Estado Español o de la Unión Europea.

La información y el conocimiento de esta información es poder. Te ayuda a tomar mejores decisiones y a que te engañen menos. Porque recuerda, siempre habrá alguien que sepa más que tu, que tenga mejores contactos y que se rodee de un mejor equipo que el tuyo. Todo esto hará que crezca más y más rápido que tu. Ya sabes, no te duermas en los laureles.

MÚSICOS EMPRENDEDORES
Tres

Habilidad musical

La he dejado para el final porque dependiendo del problema que quieras solucionar a tu cliente necesitarás que esté muy desarrollada, muy poco o incluso nada. Vivir de la música no significa vivir de ser músico intérprete. Hay infinidad de opciones, seguro que algunas están incluso por descubrir. En un mundo cada vez más tecnológico, en donde cualquier cosa la pueden hacer las máquinas te aseguro que no es imprescindible saber música. Sin embargo, sí sería interesante conocer el manejo de esas máquinas. Por ejemplo, aplicaciones musicales o sistemas de producción musical.

SUBIR